Reseña: Xenoblade Chronicles Definitive Edition

Un juego que servidor fue incapaz de terminar en su versión para Wii. Gracias a la sublime remasterización para Nintendo Switch he podido al fin quitarme la espinita que llevaba conmigo casi diez años. Estoy, literalmente, sin palabras, pero bastantes voy a necesitar para dejar este juego en el lugar que se merece.

El considerado para muchos como “El mejor juego de Wii”, Xenoblade Chronicles, ha llegado a Nintendo Switch en una impresionante remasterización. El que lideró aquél inolvidable trio de RPGs y no sólo por ser, para la mayoría, el mejor, sino porque fue el primero de los tres en ser lanzado al mercado. Un trio de RPGs que trataron de estirar un poco más la vida de Wii por el año 2010 y 2011, la cual empezaba ya a mostrar signos de agotamiento en su fórmula y por su limitada potencia. Aun así y pese a sus defectos, que los tenía, Monolith Soft obró un milagro, logrando meter un juego con unos mapeados inmensos, una historia de más de 100 horas y una banda sonora inolvidable en un DVD de Wii.

Un juego que, como he dicho al principio, nunca pude terminar. Pese a intentarlo en dos ocasiones, las primeras 40 horas se me hacían tan duras, tan poco intensas y tan lentas que siempre terminaba dejando el juego más o menos en el Valle de la Espada. Sí, justo cuando el juego empieza a despegar.

Una aventura inmensa

Nos encontramos ante una aventura titánica. Dos enormes Titanes, Bionis y Mekonis se enfrentaron en una cruenta batalla de la que ninguno salió victorioso, sino que ambos sufrieron grandes daños. Sobre ellos nació vida. Distintas razas viven sobre los restos inertes de estos colosales Titanes.

Tomaremos el control de Shulk de la raza de los Humas, que podríamos considerarlos “humanos”. Un cerebrito que vive en Colonia 9 y al que le gusta salir en busca de piezas Mekon para seguir fabricando cosas en su taller y seguir investigando a la misteriosa Monado, una espada de la que no os voy a contar nada en esta reseña, pero que será clave durante toda la historia.

Después de unos acontecimientos, de los que no voy a contar nada, a las pocas horas de juego, nuestro protagonista y amigos deben partir a explorar mundo con un objetivo en mente. Y así empieza el juego y su trama.

Una historia de la que es difícil no hacer spoilers, porque está llena de sorpresas y además el juego las esconde de maravilla. Esto es lo realmente sorprendente de Xenoblade Chronicles, sus giros de guion. Tiene muchos, muchos giros en la trama que sorprenden a cualquiera, hay varios totalmente inesperados y tremendamente épicos.

Una trama extensa, mucho. Unas 100 horas de juego y muchas más si quieres ir a por el completismo absoluto. Muchas zonas que explorar, algunas con no mucho que hacer, pero que dada su majestuosidad, es un gustazo recorrerlas.

El juego cuenta con un defecto importante, el cual me hizo dejarlo en los dos intentos que le di en Wii, y es su ritmo. Es cierto que el juego empieza realmente interesante, pero durante su primera mitad, le cuesta mantener el interés en el jugador. Si se consigue aguantar unas 40 horas sin que pasen demasiadas cosas interesantes, ya no se puede dejar de jugar. Cuando empiezan los brutales giros de guion a partir de la mitad del juego, es un no parar y esa su virtud, o su defecto, como queráis verlo.

Su trama diría que es superior a la de Xenoblade Chronicles 2. Es cierto que este segundo cuenta con un ritmo más constante en ascenso y lo que tiene el primer Xenoblade Chronicles, son picos, pero vaya picos, de los mejores en la historia de los JRPG.

Además el juego cuenta con un final muy épico y donde comienzan todas las teorías para conectarlo con Xenoblade Chronicles 2. Monolith Soft ha creado dos juegos sublimes (el X es truño) que sin que la propia desarrolladora nos confirme nada, los jugadores han ideado maravillosas teorías. Muchas de ellas tienen todo el sentido y fantasear con ello nos deja claro una cosa, que el universo Xenoblade es tan maravilloso y están tan bien ideados ambos mundos y lo que les envuelve, que no podemos esperar a que se anuncie un Xenoblade Chronicles 3 que nos termine por contar los flecos que nos faltan.

Un mundo muy vivo

Ese es uno de los aspectos donde más brilla Xenoblade Chronicles, lo vivo que está todo. Unos pueblos abarrotados de personajes con los que interactuar. Una vez añadidos al Afinigrama podremos ver la relación de estos personajes con el resto de personajes del mundo y el nivel de su relación. Según dialoguemos más con ellos y realicemos sus misiones, la relación puede mejorar o empeorar.

Hay personajes que sólo aparecerán de noche o estarán en un lugar diferente. Incluso las frases que nos dicen pueden variar según la hora del día o según el nivel de relación que hayamos creado con otros personajes del pueblo. Al finalizar alguna misión, puede que el NPC en cuestión pase a vivir, de forma permanente, en otra ciudad o lugar.

Como buen RPG, también hay NPCs que harán las veces de tienda, donde podremos comprar nuevo equipamiento y vender objetos sobrantes.

Un RPG de acción muy profundo

Cada personaje cuenta con un número de Artes, que son las habilidades de ataque en sí. No todas son para provocar daño, las hay de también sanación e incluso auras. Las Artes se irán aprendiendo a medida que subamos de Nivel y las tendremos a Nivel 1. Al completar misiones y derrotar Monstruos conseguiremos PA (Puntos de Artes) y podremos subirlas de nivel. Además también contarán con árboles de Habilidades, 3 al principio y hasta 5 al final. Las cuales se irán aprendiendo a medida que combatamos o realicemos misiones y luego estas se podrán vincular a un compañero para que también se le aplique si tienen el nivel de Amistad suficiente.

Durante el combate contaremos con una Barra de Grupo, con hasta tres fragmentos. Podemos consumir uno para revivir a un compañero caído o utilizar los 3 a la vez para realizar una Cadena. Esto detendrá el tiempo y nos permitirá elegir un Arte por Personaje. En un principio la cadena constará de 3 Artes, porque 3 son los personajes activos que podemos llevar. Aunque si tenemos un alto Ardor en los miembros del Grupo, el cual se consigue dando mensajes de ánimo a los compañeros durante el combate, podremos extender más la Cadena.

Cada personaje contará con un arma y una pieza de equipo por parte del cuerpo. Hay personajes que utilizarán equipamiento ligero y otros equipamiento medio o pesado. Estas piezas pueden tener ranuras para Gemas, las cuales nos darán interesantes bonificaciones en las estadísticas. Las Gemas las podemos crear en la máquina de refinando utilizando Minerales que obtendremos de las Vetas.

Un montón de cosas a tener en cuenta en los combates y seguro que alguna me estoy dejando en el tintero. Unos combates muy activos e interesantes donde el personaje atacará de manera automática y nosotros simplemente nos tendremos que posicionar ante el enemigo de una manera beneficiosa, ya sea para realizar Artes laterales o por la espalda y evitar sus golpes.

Donde luce la remasterización

El aspecto más notable en el que podemos encontrar diferencias en esta remasterización respecto al juego original es, sin duda, en lo visual. Sólo hay que ver las capturas que estoy incluyendo en esta reseña, hablan por sí solas. Un estilo más en la línea del motor de Xenoblade Chronicles 2, pero sin los excesos de colores de este. Un lavado de cara que le sienta de maravilla al título.

No todo brilla en el aspecto visual. Es cierto que se han mejorado muchas texturas, los decorados y la distancia de visión, algo que era un tanto pobre en la versión para Wii debido a la falta de potencia. Sin embargo, sigue habiendo ciertos modelados, especialmente en los edificios, que cuentan con excesivas aristas y alguna que otra textura que deja un poco que desear.

La banda sonora también ha sido remasterizada y suena de maravilla, eso sí, en las Opciones del juego nos permiten elegir si queremos los temas clásicos o las nuevas versiones.

Al no tratarse de un remake como tal sino de una remasterización, el juego no incluye nada “nuevo” propiamente dicho. Y pese a ello resulta una interesante mejora respecto al original. No sólo en lo visual o lo sonoro como he comentado antes, sino también por incluir varias mejoras en la interfaz. Por poner un sencillo ejemplo, ahora no tenemos que viajar a Colonia 9 y hablar con el NPC al lado de la forja de gemas para comenzar con el proceso de creación de estas, sino que hay un menú en la interfaz y podremos crear gemas estemos donde estemos, algo realmente cómodo.

Uno de los aspectos que era una auténtica losa en el Xenoblade Chronicles original eran sus misiones secundarias. No por su sencillez o dificultad, sino por su carencia de ayudas. Eso ha mejorado enormemente en esta remasterización. Ahora contamos con un sencillo gestor de misiones secundarias y además se nos marcan todas las misiones secundarias que tengamos aceptadas tanto en el mapa como en el minimapa. Y lo que es mejor, podemos macar una misión secundaria como activa y esto trazará una línea de puntos entre el objetivo y nosotros.

Las sombras que perduran

La remasterización es sublime, eso es innegable. Sin embargo, la versión original contaba con bastantes más problemas que los que esta remasterización ha subsanado. El lavado de cara al aspecto visual y las ayudas en misiones eran muy necesarias y se han incorporado, como he mencionado en el punto anterior. El resto de puntos flacos, tienen que ver más con el diseño del juego, por tanto entiendo que no se hayan modificado en esta edición, aunque no les hubiese venido mal un breve recorte.

El juego cuenta con excesivas misiones secundarias, excesivas, más de 400, sin exagerar. Esto no debería ser un problema si dichas misiones tuviesen enjundia, sentido y aportasen algo a la historia, pero no es el caso. Xenoblade Chronicles lleva el trabajo del recadero hasta el máximo extremo imaginable y lo supera. Afortunadamente, esto ha mejorado en posteriores iteraciones de la saga. Sin exagerar más del 80% de las misiones secundarias sobran, es necesario hacerlas por la experiencia y dinero que aportan, pero no tienen absolutamente nada que ver con la trama y apenas nunca con los personajes principales. Y menos mal que en la remasterización tenemos la ayuda, no me quiero ni imaginar lo que fue este tedio en el juego original.

Las misiones secundarias no son lo único para conseguir un 100% de completismo en el título. El juego cuenta con logros, que ya tenía el juego original. En total hay 150 que se consideran “Hazañas” y 50 que se conocen como “Experiencias”. Más de la mitad de los logros son realmente sencillos de conseguir, pero algunos en concreto son muy tediosos, por ejemplo mostrar camaradería 2000 veces, o derrotar 5000 enemigos.

Se nota a todos los niveles que los logros están diseñados para dar una segunda vuelta al juego, es decir, jugar el New Game +. No le encuentro ningún tipo de sentido a que un juego de semejante duración, más de 100 horas, esté pensado para una segunda vuelta. Una segunda vuelta con prácticamente ningún aliciente. Unos logros que, en caso de quererlos en la primera partida, requieren un grindeo de más de 50 horas, doy fe de ello.

Para finalizar este apartado voy a tocar un poco el sistema de combate. Si bien no es un punto flaco como tal, ya que la remasterización cuenta exactamente con el mismo sistema de combate que el juego original. Personalmente lo encuentro un tanto anticuado, después de haber visto y disfrutado el sistema de combate perfectamente pulido de Xenoblade Chronicles 2. Es cierto que al no haber Blades como tal en Xenoblade Chronicles, no se puede implementar el sistema de combate de Xenoblade Chronicles 2.

Aun así, yo hubiese aprovechado los botones y hubiera mejorado un poco el sistema de selección de Artes de alguna manera, ya que tener que tocar, en ocasiones, 3 veces o 4 veces la cruceta a un lado, cuando necesitas activar un Arte concreto en un muy breve espacio de tiempo, puede llegar a provocar un fracaso contra un jefe.

Epílogo: Futuros Conectados

Sin duda alguna este fue el aliciente principal para todo el mundo que ya se había pasado Xenoblade Chronicles en Wii o en Nintendo 3DS. Una nueva nueva historia, un nuevo capítulo o una expansión, como se la quiera considerar. Sin embargo, por desgracia, no es ninguna de esas tres cosas, lo intenta, pero no. Y no lo es porque precisamente fracasa en casi todo lo que intenta. Es, y lo voy a decir sin que me tiemble el pulso, puro relleno.

En Futuros Conectados controlaremos a Shulk y a Melia, junto con un par de Nopon un tanto pelmas. La premisa de este epílogo se podría resumir en “Vamos a ver como están algunas zonas tras terminar la historia de Xenoblade Chronicles y a hacer algunas cosas que dejamos pendientes”. Una pinta interesante, pero no paran de interrumpirles en su cometido. Que si Éntidas por aquí, que si Nopons por allá, que sí hazme este favor o este otro. Y así nos ventilamos unas 10 horas y se termina el epílogo. Sí, apenas dura 10 horas. Es una historia exclusiva de Shulk y Melia y los molestos Nopon. El resto del grupo de la historia de Xenoblade Chronicles no aparece para nada.

Es cierto que una vez visto el final de este epílogo, le encuentras sentido al mismo, pero vaya, tiene tela eso, ¿verdad? No saber en absoluto lo que estás intentando hacer, ni mucho menos lo que Monolith Soft pretende que veas, hasta que lo terminas. Me parece un error narrativo bastante importante. Y además, justificar 10 horas de jugabilidad un tanto aburrida y recortada para un final interesante, pues no se si compensa.

La trama de Futuros Conectados sucede en un mapa nuevo, un mapa que podría asemejarse a la Pierna de Bionis, por dimensiones, el mapa más grande de Xenoblade Chronicles. Un mapa grande, pero que, por desgracia, es el único. No es la única zona a la que accederemos, pero sí en la que sucederá el 90% de la trama de este epílogo.

Comenzamos a Nivel 60 y los enemigos nos dan bastantes Puntos de Artes y Experiencia, lo cual es normal dado que es una historia acelerada. Tenemos todas las artes del final del juego pero a Nivel 4. No hay ni Afinigramas, ni árboles de Habilidades ni tampoco Logros. Estas cosas se pueden entender ya que para una mini historia de 10 horas, carecería de sentido tanta complejidad. Lo que se entiende algo menos es que se hayan eliminado las Cadenas y se hayan sustituido por unos combos con Nopon. La obtención de Equipamiento, Armas y Gemas también se ha facilitado mucho.

Las comparaciones con Torna The Golden Country son odiosas, pero han de hacerse, pese a ser, en parte, injustas. Son injustas dado que la historia de Torna era de pago, 20 euros en digital y 30 euros en físicoHay que tener en cuenta que Futuros Conectados viene dentro del mismo juego Xenoblade Chronicles Definitive Edition, no tenemos que pagar por él. Sin embargo, personalmente creo que el recorte jugable le sienta bastante mal y la trama es bastante aburrida y poco interesante, pese a que el final sea bonito. Hubiese preferido pagar 20 o 30 euros y tener una mejor jugabilidad y un desarrollo más emocionante. Una oportunidad perdida para hacer algo de calidad, sin duda.

Conclusión

Una remasterización inmejorable, a la que apenas se le pueden poner pegas. Sigue siendo la misma historia, los mismos personajes y la misma banda sonora que marcaron de por vida a aquellos que completaron esta epopeya en Wii. Una nueva versión que le da un muy necesario lavado de cara al aspecto visual del título, el que más se sentía lastrado por la falta de potencia en su versión original. Además, incluye ayudas en las misiones y seguimientos, algo de lo que carecía la versión de Wii y que hacía muy engorroso y tedioso completar las más de 400 misiones secundarias. A pesar de las mejoras, sigue teniendo cosas bastante tediosas como el conseguir todos los logros, los afinigramas y demás, pero es algo que a menos que seas un completista obseso como servidor, son completamente omitibles y no empañan, en exceso, el grandioso juego. Futuros Conectados ha sido una oportunidad perdida para contar algo que faltaba por cerrar. Siendo justos, y olvidando el epílogo, estamos ante una versión definitiva, como su nombre indica, de uno de los mejores RPG jamás hechos. Inolvidable.

Nota: 9,5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .