Reseña: Oninaki

Lo último de Tokyo RPG Factory nos deja un sabor agridulce. Una bonita historia empañada con una jugabilidad y ritmo muy tediosos. Un plato al que le falta un aliñado.